Darumaichi / だるま市


Darumaichi (だるま市) es una festividad que se celebra en el templo Jindaiji en Chofu los días 3 y 4 de marzo. El lugar se llena de miles de daruma, ese muñeco redondo sin brazos ni piernas que representa un monje proveniente de la India, cuyo nombre real es Dharma (leído en japonés "daruma") y fue el fundador del Zen.

En la cultura japonesa el daruma se usa para pedir un deseo y que este se cumpla. Al pedir tu deseo pintas su ojo izquierdo y se suele dejar en un lugar visible de la casa como recordatorio de la constancia y el esfuerzo que debes hacer para alcanzar tus objetivos. Cuando tu deseo se cumple, es el momento de pintarle el ojo derecho.


Lo que se hace ese día, como podréis imaginar, es comprar darumas para que te den suerte en lo que necesites. Al parecer hay un color dependiendo de lo que quieras pedir, pero yo prefiero comprarlo porque me gusta su cara o porque me da buenas vibraciones. Cada paradita tiene sus propios diseños, colores y precios, así que lo mejor es darse una vuelta mientras vas a orar al templo y decidir por el que más nos convence. 

En algunos puestos podías pedir que te pintaran la inscripción del deseo en cuestión.



Hablas, observas, comparas... y cuando al fin tienes decidido cuál es el tuyo, viene lo bueno. Ese día puedes pedir a un monje del lugar que pinte el ojo por ti con una inscripción, dejando una ofrenda a cambio, la voluntad. Yo fui en dos rondas porque así tenía dos inscripciones de dos monjes.



Otra de las cosas que se hacen es traer los daruma que ya han cumplido nuestro deseo, o simplemente porque se renueva anualmente (quien quiera, claro). Hay un lugar habilitado para ese propósito, y es una caseta gigante con una lona donde dejaremos nuestros daruma y rodando desaparecerán tras la tela.

Es una festividad bonita de ver por la cantidad de daruma que hay juntos, muy divertida y colorida. Por supuesto no faltan las paraditas de comida y restaurantes de soba hecho a mano muy famoso del lugar.
Empiezan a asomar las primeras flores con el calor, y poco a poco Japón se irá llenando de colores con la llegada de la primavera.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada