Hanami en el templo


Hace poco fui a Sasebo a visitar a mis abuelos por parte de padre. Tomé prestado el Micra de mi abuela y fui disfrutando del paisaje. Este año y debido al temprano calor en Marzo, las flores de cerezo han florecido antes de tiempo.

Es una foto del año pasado :)  


De camino, fui a un templo sintoista que pasamos por casualidad mi hermana y yo el pasado año. Tiene un torii inmenso en la entrada. Creo no haber visto uno tan grande en mi vida. Me gusta pasar por los templos y lanzar unas pregarias. Ese día deseé una pronta recuperación de mi abuelo, que está un poco pachucho.







Hay un estanque donde hay muchas carpas, y cuando te acercas a ellas te rodean formando una marea de colores. Pongo una foto de una dorada porque me encantan en este color.

La imagen que más me gustó fue esta, una madre con sus dos hijos haciendo "hanami". Estaban ellos solos con los árboles y los pétalos caídos sobre el asfalto. Algo que sin duda se acerca a lo que sería para mí un hanami ideal. Pasar un día viendo las flores de cerezo con tus seres más queridos sin nadie más alrededor. 




Estos pétalos que formaban un corazón en la orilla de un riachuelo, venían a reflejar el entorno del templo aquel día. Paz y amor. Una tranquilidad inusual para un sábado cuando, mucha gente, aprovechando el fin de semana se aglutina en los parques y lugares donde poder admirar por un día las flores de cerezo. 
Me hubiera encantado poder compartir estos momentos contigo Xu!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada