Choco y sus hermanos


Choco
Hace algunos días mi tía y mi abuela pensaban en la posibilidad de tener un perro. Yo les animé a adoptar a uno de alguna protectora y salvar así una vida, y la idea les pareció bien. 
Ahí quedó la cosa. Un día que decidí ir a la playa, de vuelta me crucé con una pareja con una manada de unos 6 perros y tuve la necesidad de acariciarles! La primera que acaricié no me miraba muy confiada, más tarde me explicaron que era la madre. Nos pusimos a hablar y resultó que la mujer estaba de voluntaria en una protectora de animales en Nagasaki. Las coincidencias no existen! Le comenté que queríamos un perro y nos invitó a que fuéramos un día a su casa para hablar de las adopciones, qué perros tenían y de eventos.

Unos días más tarde fuimos a su casa, que está muy cerca de la nuestra, qué cosas...
Choco fue la estrella indiscutible. Una perrita de 6 años súper tranquila y mimosa, que te miraba con esos ojitos tan redonditos que no podías decirle que no a nada. Cuando dejabas de acariciarla, te rascaba con la patita diciendo "quiero más...".




   



Ella es la madre que vigila la calle. Cuando pasa alguien sospechoso, borda. Te mira con desconfianza, pero en el fondo es una mimosa también ^^



Mi abuela estaba encantada con los perros! Hace mucho tiempo tuvieron un shiba inu que en tamaño y color era muy parecido a estos (qué guapo el de atrás sacando la lengua ^^)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada